Sé que pueden quemar libros, arrasar bibliotecas, prohibir lenguas, desterrar creencias,
borrar pasados, dibujar presentes, ordenar futuros, torturar y ejecutar personas... Pero
también sé que aún no han descubierto como matar el cuerpo intangible y luminoso
de una idea, de un sueño o de una esperanza.

agosto 02, 2008

A modo de cierre...

Por Edgardo Civallero y Sara Plaza

Oscar Wilde decía que “no hay hombre que no sea, en cada momento, lo que ha sido y lo que será.” Tampoco nuestras líneas han dejado de ser, en cada momento, lo que hemos andado o lo que hemos leído -en un libro, sobre la tierra, mirando las estrellas- y, sin duda, dejarán su huella en nuevas páginas...
Con errores, con aciertos, con satisfacciones y con tropiezos hemos llegado hasta aquí, un lugar que no queda ni cerca ni lejos, que es de ustedes y es nuestro, que hemos compartido y del que hoy nos despedimos...
Tal vez, como escribía Alejandro Dolina, “no está mal ... de vez en cuando ... darle cierta ventaja a la vida. ... Y una cosa más. Si no podemos enorgullecernos de lo que hemos hecho, que nos quede por lo menos el orgullo de lo que no hemos querido hacer.”
Muchas gracias por habernos acompañado hasta aquí, y hasta cualquier momento…

Sara & Edgardo, Edgardo & Sara

Si deseas hacernos llegar un comentario, por favor, escríbenos.

Civallero & PlazaBitácora de un músicoBitácora de un escritorBitácora de un bibliotecarioBitácora de un ilustrador